martes, octubre 03, 2006

Las Deudas: Un Problema Social


Ayer durante la mañana mientras me hacía un tiempo para realizar trámites varios después de mis clases en Inacap, aproveché la oportunidad de un tiempo ganado, ya que estaba cerrado Mega Johnsons (feriado religioso) y quise observar un poco el comportamiento que tenemos la mayoría de las personas consideradas "Consumidores".

La mayoría de las personas, aferradas al consumo, utilizan sus tarjetas de créditos sin mayores contemplaciones, absorvidos por los estereotipos construidos en torno al exitismo, la televisión, la farándula.

Los grupos más afectados son los de menores ingresos, puesto que dependen en gran medida de financiamiento para poder concretar sus sueños, como por ejemplo, comprar un televisor pantalla plana, un reproductor mp3, un computador...Pero luego, este sueño se transforma en una pesadilla de la que cuesta despertar y así las personas viven sumergidas en el endeudamiento, la pobreza, el miedo y la inseguridad de sus familias.

De acuerdo a los montos de las deudas contraídas en el sistema financiero formal y los montos de ingresos promedios de los grupos socioeconómicos del país, se estima que los deudores del grupo AB, pueden pagar todas sus deudas en 5 meses, el grupo C1 en 16 meses, pero los grupos C2 y C3, donde se acumula el 69% de todas las deudas del consumo en Chile, solo podrían pagar el total adeudado en 28 y 26 meses respectivamente (fuente: http://www.ubiobio.cl/cps/ponencia/doc/p4.1.htm).

Las personas, sienten una satisfacción momentánea al consumir, ya que gracias a poseer tarjeta de varias casas comerciales tienen la posibilidad de acceder a bienes que sin estas tarjetas sería imposible poseer. Ahora, luego de la satisfacción, al momento de pagar y una vez que ya se han acumulado varias deudas simultáneas, viene la incertidumbre, el riesgo, los problemas familiares, la frustración, los embargos, problemas legales, intereses, costas....y por último, la depresión.

Cuando llegamos a este momento, la familia ya ha sufrido, la depresión probablemente se instaló, es cuando se intenta buscar mayores ingresos para poder pagar las deudas, y así se vuelve a caer en el círculo vicioso.

Muchas personas piden créditos de consumo con el objetivo de pagar sus tarjetas de créditos y quedar con una sola deuda, pero en cuánto tienen sus tarjetas limpias, no resisten la tentación y nuevamente caen en el impulso consumista, el cuál es empujado por la publicidad y los modelos que queremos imitar.

Los empresarios saben esto y finalmente se convierten prácticamente en nuestros dueños. Trabajamos para pagar deudas y no tenemos cultura de ahorro. Nos falta educación financiera. Nadie nos explica que es bueno ahorrar y cuando lo aprendemos, estamos tan endeudados que es imposible pensar siquiera en eso.

Además, tenemos tanto miedo de perder nuestros trabajos que aceptamos incluso la explotación, ya que muchos empresarios saben que existe un Ejército de Reserva (como decía Karl Marx, y no es que yo sea marxista ni mucho menos) que está a la espera de un puesto de trabajo, aunque sea de mala calidad. Estamos atrapados y no podemos escapar. El endeudamiento nos ata a una estrucura de poder, una estructura fría que no se apiada de los más desposeídos.

Queremos tener un auto mejor que el del vecino. Queremos comprar la mejor bicicleta a nuestros hijos, queremos, queremos, queremos...Queremos Movilidad Social. Queremos encajar. Pero, ¿a qué costo? Dejo esa pregunta abierta para que todos los que quieran puedan responderla.


Algunas recomendaciones:

- Si tiene muchas deudas con casas comerciales, trate ir pagándolas de una por una. Una vez que termine con una, siga con la otra y rompa la que terminó de pagar. Para esto puede pagar los mínimos de cada tarjeta y el valor de la cuota de la tarjeta que quiere eliminar.

- No pague en el supermercado con tarjetas de crédito y más encima en cuotas. Es un tipo de bienes de uso inmediato, por lo tanto pague al contado. Haga una lista detallada de lo que necesita comprar y guíese por ella sin exclusiones.

- En lo posible, no compre bienes que se deprecien rápidamente (como un computador) en tiendas comerciales con tarjeta de crédito. He visto como la gente compra un computador en una gran tienda en 48 cuotas. Gran error!!! Los computadores se deprecian o pierden su valor casi en el momento en que usted sale de la tienda, mientras que lo seguirá pagando durante 4 años.

- Haga un presupuesto familiar y ciñase a él. Anote sus gastos fijos, elimine los gastos superfluos, evite los gastos por intereses pagando a tiempo sus deudas.

- No confunda Necesidad con Deseo. Solo compre bienes y servicios que sean estrictamente necesarios. A veces no necesitamos comprar un nuevo automóvil.

- Y por último....No se endeude más.


Quiero agradecer la colaboración para el desarrollo de esta columna de mi colega y gran amigo Cristián Blanco, Sociólogo, Académico de gran prestigio. El aportó la visión social y yo la económica. Discutimos el tema en uno de nuestros viajes a Vallenar a nuestras clases.

Javier Jaque A.
Ingeniero Comercial
Académico
Áreas: Finanzas, Economía
http://profesor-on-line.blogspot.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

tú sabes que en chile hay personas que la única forma de vivir es endeudandose, asi que grave error pedir a las personas que no se endeuden...
te invito a estudiar la pobreza...
y a las casas comerciales como DIN o ABC que su nicho de mercado el laclase social baja...

CaRlOkA dijo...

hola, leí tu aticulo en el observatodo...sigue esxcribiendo tb en tu blog.
cariños y saludos..
=O)

Carlos dijo...

Hola Javier:

Me parece muy bien que se relacione desde un Ingeniero Comercial la parte económica y Social.

En Octubre tuvimos un crecimiento económico del 2,8%, lo más probable es que el gobierno, y toda persona relacionada a la economía incentive el consumo, pero en el mediano y largo plazo: que aumente el PIB, por la variable consumo y esta a través de deudas, sólo nos va a causar un problema macroeconómico y sobretodo microeconómico.

Sigue con tus comentarios, son un buen aporte.

Saludos Carlos Varas